Lo que no conocíamos de Ryszard Kapuscinski

PR03_KAPU_141212_MarinaGranados

Marina

El pasado 21 de noviembre Beata Nowacka profesora de la Universidad de Silesia en Katowice (Polonia) y biógrafa y experta de Ryszard Kapuscinski ofreció una conferencia para los alumnos de periodismo de la Universidad Miguel Hernández sobre la vida del periodista polaco, Kapuscinski.

Kapuscinski fue un periodista, historiador, escritor, ensayista y poeta. Acudió a los lugares del mundo más llenos de miseria para así contar desde el foco del dolor y de la pobreza al resto del mundo lo que allí veía y vivía en sus propias carnes. Así recopiló material para años más tarde escribir sus libros.

Imagen

Nowacka nos cuenta como Kapuściński sobrevivió a treinta revoluciones y fue hasta cuatro veces condenado a muerte. Nos explica que muchos se preguntaron cómo podía dormir por las noches entre tanta miseria, guerra y pobreza pero  Kapuscinski decía: “Cuando todo está tranquilo me duermo”.

Vivir entre los más pobres  significó una gran lección para él que le enseñó que la amabilidad y la empatía hacia el resto es lo único que verdaderamente une a la humanidad y la constituye. Kapuściński creía en el alma del reportero, creía que todo lo que puede recibir un periodista depende de la amabilidad de la gente que se preste a contar lo que le sucede, por eso consideraba que amar a las personas es un valor indispensable en la labor del periodista y concretamente del reportero.

“Por instinto quiero ir a los lugares peligrosos” <Ryszard Kapuściński>

Uno de los libros que Beata Nowacka destacó de la trayectoria como escritor de Kapuściński fue “El Emperador”. Nos explicaba que el libro se interpretó como una crítica hacia todo poder en decadencia y en especial al final del régimen comunista en Polonia.

Los libros de poesía de Kapuściński no son tan buenos como sus reportajes pero tratan de mostrar otra faceta del periodista.

Imagen

En cuanto a la experiencia de Kapuściński como fotógrafo hay que decir que pretende y consigue transmitir en sus fotografías la dignidad de las personas pobres que viven en África. Intenta transmitir que aunque esas personas vivan rodeadas de absoluta miseria, son tan dignas como las que viven rodeadas de riquezas.

En su obra “Lapidaria”, el periodista habla de los periodistas diciendo que no debemos creer cada palabra de lo que vemos en los medios. Explica que los medios actuales son muy “ruidosos” es decir, se centran en lo popular, en lo que interesa a las grandes masas, en lo que vende, sin embargo, Kapuściński quería “ser la voz de los que no tienen voz”, ir allí donde no hay medios y contar lo que ocurre y lo que nadie más se interesa por contar.

Kapuściński se definía a sí mismo como “intérprete de otras culturas” y quizá ese interés ya no solo por el periodismo humano sino por llevar su afán por contar lo que sucede un poco más allá del resto del mundo, sea lo que le llevó a lo más alto en su profesión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s